EL ALMIRANTE DE RUYTER

Parece que Televisión Española ha querido alegrarnos la entrada en el mes de octubre el pásado sábado por la noche con la emisión de la pelícucula ALMIRANTE que no es otra cosa que una biografía “peliculada” de la vida del almirante holandés Michiel De Ruyter, que en la segunda mitad del siglo XVII se hizo famoso luchando contra la Inglaterra de Carlos II Estuardo y la Francia de Luis XIV, el “Rey Sol”. La película procura seguir, dentro de los habituales cauces cinematográficos, la vida de este marino, muy famoso y apreciado en Holanda. Y lo hace bastante bien en lo personal y lo político, retratando las luchas de poder en las que tuvo que sobrevivir, entre los republicanos hermanos De Witt y los orangistas de Guillermo III, que, por cierto, acabaría siendo rey de Inglaterra. Terribles las imágenes del linchamiento de los hermanos De Witt, casi el “centro” de la película, que hacen reflexionar acerca de aquéllo de que los holandeses eran “civilizados” en la época.

Pero en lo que la película es fantástica es en las escenas navales de veleros, que se han cuidado con verdadero esmero y se recrean espectacularmente, mostrando lo que eran los increíbles navíos de aquel momento histórico, normalmente tan desconocido en España: la Segunda Guerra angloholandesa, que tuvo episodios inigualables como la batalla de los Cuatro Días o el Raid del Medway. Es una pena que, por el forzoso constreñimiento temporal al que se ve sometido el film, no se hayan desgranado correctamente estos momentos históricos. La batalla de los Cuatro Días apenas es un combate de cinco minutos (cuatro días muy cortos), y el Raid del Medway se ve como un asalto de apenas instantes en los que los holandeses se llevan del estuario del Támesis el buque insignia inglés ROYAL GEORGE, ex NASEBY. El buque de Albemarle (al que se hace tomar un té en plena batalla para recrear su pretendida fatuidad, una completa falsedad) se identifica como “Buque de Su Majestad la Reina”; sólo podemos recordar que, en aquel momento, la “reina” era Carlos II Estuardo, al cual, aunque de tendencias dudosas y lleno de maldad, todavía se le tiene en la Historia por varón. También, cuando De Ruyter llega a la Cámara de Gobierno holandesa con los adornos del castillo de popa del ROYAL GEORGE como triunfo (conservados en el Rijkmuseum de Amsterdam), se les llama los “mascarones de proa” del buque insignia inglés, cometiendo un error longitudinal de toda una eslora.

En fin, pequeños, como vemos, detalles para una película excesivamente pro-holandesa y de ridiculización de Inglaterra y su rey, que no está mal de vez en cuando que los que tanto han abusado de esta medicina prueben un poco de ella. Así que, como nos han gustado también mucho las escenas navales hechas con medios informáticos, tres hurras por el ALMIRANTE, y sólo añadir que, para el que quiera conocer estos hechos con detalle, teneís dos libros de Víctor San Juan, TOLON 1744; BATALLA TRAS RESURGIR DE LAS CENIZAS, y 22 DERROTAS NAVALES BRITANICAS, en las que se examinan largamente. Ambas están a vuestra disposición, física y vía Internet, en la Librería Naútica Robinsón. Y la película seguro que la podeís bajar en Internet los que os la hayaís perdido. Así pues, cine, palomitas y lectura para los sábados de lluvia en ciernes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s