LA VENCEDORA EN GIBRALTAR

Viene este artículo nº 42 -que tal vez sea último del año- a cuenta del incidente naval anual de nuestra Armada por excelencia, excluidas las escaramuzas somalíes, ya en plana decadencia. Nos referimos a la supuesta “incursión”, “asalto” e incluso “invasión” de las aguas gibraltareñas por parte de la corbeta -hoy patrullero- VENCEDORA el pasado 8 de noviembre denunciado por los tabloides británicos, el pseudo-gobierno de La Roca y hasta el mismo ejecutivo del señor Cameron -sólo le falla la “e” para ser leyenda del flamenco- que llegó al inusual extremo de llamar al embajador español, -señor Trillo- a consultas. Como éste mismo no podía haber dicho mejor, la cosa “manda huevos”.Explicaremos por qué.

La pérfida Albión acusó a la venerable VENCEDORA de “violar” las 3 millas de sus aguas jurisdiccionales; antes de entrar al tema, valga un pequeño inciso: el abra de la bahía de Algeciras, entre las puntas de Europa y Punta Carnero, mide 4,2 millas, promediando 3 millas entre los diques de abrigo de Algeciras y Gibraltar que dejan el resto del “saco” de la bahía con sólo 2,5. En otras palabras, si los antaño prepotentes “british” -ahora sólo en Gibraltar- pretenden mantener sus 3 millas, se nos apoderan hasta del carrito de los helados de San Roque. Así que, como la legislación precisa, hay que promediar, o sea, que resulta un rectángulo de 2 millas en el abra estrechándose a 1,5 en el entrepuertos a todo lo largo del Peñón, unos 15 km. cuadrados apañaicos puesto que el aeropuerto fue ilegalmente construido durante la Guerra Civil española en zona neutral, aprovechando que estábamos “fuertes” y lo teníamos todo muy claro.

Esto quiere decir que, de acuerdo con lo que Gibraltar pretende sustentar legalmente, puede ocupar este área que representa un cuarto de la bahía de Algeciras, siempre aprovechada por numerosos barcos en espera de atraque para no pagar derechos de puerto en La Roca. De modo que la “servidumbre de paso” queda relegada a la parte española, que los británicos siguen permanentemente constriñendo al ocupar como fondeadero el saco de la bahía, prolongando tambien unilateralmente sus obras terrestres y acosando y molestando a los pesqueros de Algeciras tanto como el ministrillo Picardo cree que se puede permitir. Por si todo esto fuera poco, el Tratado de Utrech no reconoce soberanía alguna de las aguas del Peñón, que aún son, como siempre han sido, españolas.

En consecuencia, la VENCEDORA, un barco español en uso de sus atribuciones debe y puede navegar dichas aguas sin que una canoa petardilla de la Royal Navy de nombre SCIMITAR salga a toda velocidad de La Roca para saltarle al cuello como un fox-terrier a un Gran Danés. Tristemente, a ningún barco español se le permite nada semejante -Zapaterunt in memoriam- a no ser que… . Lo que hacía la VENCEDORA era expulsar de la bahía a dos mercantes que se disponían a hacer trasvase de petróleo (el célebre “bunkering”) en contra de las disposiciones de Conservación Medioambiental Europea, y que debían habérsele pasado por alto a la celosa SCIMITAR tal vez por algún problema de “miopía inducida” por el ejecutivo del señor Picardo, que llegó a colgar la “pasada en caliente” de la VENCEDORA en You Tube, olvidendo especificar por qué lo hacía. Lo indignante es que un barco español reprimiendo ilegalidades medioambientales en la bahía de Algeciras tenga que dar explicaciones de lo que hace: lo que el ejecutivo británico deja que el gibraltareño pase por alto hacer, incumpliendo flagrantemente con sus obligaciones.

Esto, que es normalidad en la bahía con casos mucho más graves como persecuciones a narcotraficantes por la Guardia Civil, debería haber sido solucionado hace años mediante el convenio correspondiente, pero parece que encuentra oposición en el gobierno de La Roca, obstinado, digámoslo con toda claridad, en convertirse en nido cómplice de delincuentes, piratas y ladrones. Así que no estaría nada mal que Londres y Madrid empezaran a habilitar recursos para llevar por el buen camino a estos nenes maleducados y malcriados, para que dejen de encubrir y proteger ilegalidades con la complicidad de la Navy o, en vez de la VENCEDORA, habrá que traerse los buques de Atalanta para que operen aquí como contra los piratas somalíes.

Lo decimos muy en serio: o Gibraltar se corrije o habrá que empezar a pensar en su fumigación y limpieza dentro del espacio europeo. La soberanía es tema que queda más lejano: de seguir las cosas por el rumbo actual, lo único que puede evitar a Cataluña tener fronteras con la expansión Gibraltareña (“Al sur de Granada”) será la Comunidad Murciana; allí ambos han dado con hueso duro, sí señor.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s