Archivo mensual: noviembre 2012

HISTOCAST ARMADA INVENCIBLE

En Histocast.com teneís, recién publicado, el Histocast 32 Armada Invencible, en el que Víctor, con Javier Veramendi y Hugo Cañete, moderados por el incomparable Goyix Salduero, hacen un monográfico sobre esta jornada histórica española, en el que uno de los libros base será La Batalla Naval de Las Dunas. No os lo perdaís los aficionados a la Historia, pues pasareís un buen e instructivo rato.

Visto el interés, añado la bibliografía que cito en el programa: uno de los mejores libros de la Armada Invencible es “El Desastre de la Armada Invencible”, de Garrett Mattingly, publicado en España por Turner-Océano, calle Rafael Calvo, 28010 Madrid. Esta editorial tiene otros interesantes títulos de barcos, como “La última Armada del Zar” acerca del conflicto ruso-japonés o “El Tesoro más grande del Mundo”, que trata de la expedición del lord inglés Anson a la caza del galeón de Manila en el siglo XVIII. Entre los escritos por españoles, para mí el mejor es “Las Armadas de Felipe II” del capitán de navío -creo luego almirante- Ricardo Cerezo, en la extinta editorial San Martín. Como os decía Goyo, aún se puede encontrar de encargo en tiendas de libros viejos o en la cuesta de Claudio Moyano. Un buen tema para repasar con este frío Brrr!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Blog

SOS: LIBERTAD SECUESTRADA

   Lo que podría parecer  un simple slogan o una acostumbrada cabecera de noticia, es decir, que la libertad está secuestrada en determinados países, resulta ser una sorprendente verdad en uno africano bastante civilizado, Ghana, donde la fragata argentina LIBERTAD está retenida, confiscada -secuestrada en definitiva- en un nuevo episodio de atropello y trapisonda internacional, que por mucho portaaviones que luzca el Gran Gendarme en su arsenal al final, siendo “incidentes de baja intensidad” quedan impunes o a merced del “Apáñatelas como Puedas”.

  Los españoles somos viejos veteranos en este particular: nuestros pesqueros faenaban pacíficamente en el paradisíaco caladero del Banco Canario Sahariano hasta que el astuto Hassan se dedicó a perseguirlos con las mismas patrulleras que le regalábamos para llevarnos bien (el Rey puede que sea “su hermano”, pero a los demás la democracia nos convierte en feudatarios del Reino de Marruecos); hubo que hacer empresas mixtas, y luego Hassan abrió el caladero a todo el mundo que pagara “tarifa”. Para recuperar la preeminencia en el caladero nos arrimamos al Gran Hermano de la CEE, y ahí está el resultado: los pesqueros andaluces fuera del Banco y a la Luna de Valencia, y el Gran Hermano acribillándonos a recortes e impuestos.

   En el Cantábrico los boniteros libraron su guerra particular contra los gabachos y la famosa patrullera ANSELME, y la valerosa Armada Canadiense de Su Majestad  se tiró al cuello del pobre NORAY durante la ya olvidada Guerra del Fletán en los cañaderos de Terranova. ¡Qué tiempos! -debió pensar el atinadísimo (siempre) señor Zapatero cuando le cazaron el PLAYA DE BAQUIO en las remotas aguas somalíes; pago un milloncito de dólares que no es mío, sino de todos los españoles, y ya está. Actualmente, y crisis del ALAKRANA por medio, por el conflicto pirata somalí han pasado un total de 15 buques de guerra españoles, 6 fragatas FFG, 3 corbetas, una F-100, dos buques anfibios, otros dos logísticos y ¡al fin! el flamante BAM RELAMPAGO bautizado por doña Carmen Chacón, que nos cuesta la tercera parte que una fragata (el BAM, no la Chacón). Júzguese pues la importancia de las tropelías de todo signo que se cometen en los mares hoy día, y la necesidad de disponer de una Armada competente.

   En el caladero de las Malvinas los primos argentinos, cuyo último gobierno se ha mostrado tan proclive a expropiaciones arbitrarias, han venido acosando y deteniendo pesqueros hasta obligar a los nuestros a ponerse bajo el amparo de la cercana Royal Navy, con el cabreo de la otra parte correspondiente. Mira por dónde, ahora resulta que su hermosa y legendaria fragata LIBERTAD, heredera de la PRESIDENTE SARMIENTO, ha sido retenida en el puerto de Tema a instancias de un fondo financiero estadounidense, que le reclama a la República armadora una deuda de 300 millones de dólares.

   ¡Pues que se queden con la fragata! -dicen que ha exclamado madame Botox cuando se enteró del contradiós; desde luego que una barbaridad de este género no puede dejar insensible a ningún marino del mundo, estando los buques de guerra -y más los desarmados como es el caso- defendidos por la correspondiente inmunidad e Imperium. La tropelía perpetrada contra los colegas argentinos es de las que hacen época, y tenemos que solidarizarnos con los tripulantes de la mencionada fragata, que han sido repatriados sin su barco. Pero es inevitable tambien congratularse de que a una incendiaria aventurera como madame Botox le estalle un buen petardo de ilegalidad internacional de vez en cuando en pleno rostro, para que vea que donde las dan, las toman.  

   En fin, para terminar, no queremos ni pensar lo que sucedería aquí en España si un día el célebre, ilustrísimo, muy lucido y mejor navegado JUAN SEBASTIAN ELCANO es retenido en cualquier puerto por un tema de divisas o el déficit excesivo de las Comunidades Autónomas. Nuestra honra, con la de la Armada, quedaría al nivel del bono-basura. Por eso, y con toda humildad, nos permitimos recomendar que se sustituyan los cañones de salvas del bergantín-goleta por un racimo de misiles STINGER, y si alguien se lo quiere llevar, que pague el 21%, como todo quisque.

Deja un comentario

Archivado bajo Blog

ADIOS A LA BOUNTY

Un auténtico buque histórico, la corbeta BOUNTY, se ha rendido al fin a los esfuerzos de la mar. Y no lo ha hecho frente a un enmigo cualquiera, sino frente a uno de primer categoría, el huracán SANDY, que ha dejado Atlantic City, Staten Island y Nueva York en general como si hubiera pasado por allí un autobús de políticos españoles (puede que con algunos menos destrozos). Por desgracia, ha habido que lamentar dos víctimas.

Lo cierto es que el rosario de buques antiguos, remozados, parcheados y renovados que se van perdiendo resulta verdaderamente aterrador. Cuando escribí PEQUEÑO ESCOTA, basado en los últimos veleros españoles, los pailebotes de Torrevieja, uno de los apuntes más escalofriantes era la pérdida del MARQUES en aguas de las Bermudas; la Sail Training Association había remozado este antiguo pailebote español, cambiándole el aparejo de cuchillo original por otro cruzado, de forma que, cuando llegó una fuerte racha en la noche, los alumnos no lograron subir a las vergas a tiempo, el barco tumbó y se hundió, con 18 personas a bordo. El cine recreó esta tragedia en la película “Tormenta Blanca”, en la que se ve con toda precisión lo que puede pasar si se afronta con bisoños mares de altura. El naufragio con la gente dentro resulta aterrador.

Otro pailebote, el THO-PA-GHA, portada de PEQUEÑO ESCOTA, tambien nufragó no hace mucho en el golfo de Vizcaya. Se utilizaba para chárter y en él viajó -se supone que para inspirarse- el célebre Barceló; hasta tengo un amigo, descendiente de los legendarios Hontoria fabricantes de cañones decimonónicos, que patroneó este barco. A los americanos se les hundió la preciosa goleta PRIDE OF BALTIMORE, tambien en un temporal, y así un largo etcétera con el que podemos remontarnos al famoso windjammer alemán PAMIR, perdido en el Atlántico por corrimiento de carga con sus alumnos -marinos mercantes- a bordo, o al mismo WINSTON CHURCHILL en la famosa Sydney-Hobart.

La lección es evidente: no es prudente arreglar viejos buques para afrontar todo tipo de navegación si no se les dota de un completo y moderno equipamiento y una tripulación veterana, bregada y eficaz. Los alumnos necestan expertos a su lado para aprender, y el capitán está demasiado ocupado para hacerlo todo. La pobre BOUNTY tenía ya casi cincuenta años; despues de haber visto sobre sus tablas a  Marlon Brando amotinándose contra el histriónico Trevor Howard, debía llevar una buena temporada en pleno declive. Pero para nosotros quedará siempre como el heroico barco que, intentando cruzar en plena ceñida el cabo de Hornos, tuvo que ceder y dar la popa al viento para llegar a la paradisíaca Tahití por el cabo de Buena Esperanza. Al final, esto es lo que quedará -si queda algo- para el gran público: una hermosa tahitiana luciendo un topless natural sobre la borda mientras una tripulación que lleva varios meses en la mar viendo una taza como lo más parecido a una mujer la contempla como si fuera un ángel. La BOUNTY se había salvado en realidad del motín -en la pelicula la queman- pero, al final, la cazó un huracán. No es mal final para un pura sangre.

1 comentario

Archivado bajo Blog