PLATA DE IDA Y VUELTA

Tenía un amigo mío un barco que lo vendió, y, habiendo emprendido un día el largo camino a Marsella, al poco tiempo se lo encontró en el puerto de al lado. Había vuelto; no podía librarse de él. Le tenía demasiado cariño. ¡Qué barco más majo!. Pues bien, ahora a los españoles, a pesar de lo incierto que está el mundo, 210 años despues acabamos de recuperar una plata que era nuestra, o de nuestra propiedad, acuñada en Lima en 1796, cuando los pobres peruanos estaban oprimidos por nuestros próceres absolutistas mientras indios del norte como Pocahontas se casaban alegremente con los bienamados colonizadores anglos.

La tomadura de pelo había empezado mucho tiempo atrás; allá por 1620, un galeón de la flota de Indias, el CONCEPCION, fue sorprendido por un temporal en los estrechos de Florida, rompió el aparejo y vagó durante ¡casi un mes! por aguas caribeñas hasta acabar naufragando en unos bajos al norte de la República Dominicana, que a partir de entonces se conocieron como bajíos de La Plata. Afortunadamante, se salvaron muchos tripulantes, y como las lenguas son pródigas, al poco tiempo se presentó en Puerto Plata un inglés llamado Phips; quería contratar ciertos buzos para unas exploraciones de un barco inglés naufragado por allí cerca. Como a la sazón españoles e ingleses no estábamos peleados -nos dábamos tortas con los holandeses- no sólo se permitió a Phips (que venía con credenciales del catolicísimo rey inglés Jacobo II Estuardo) contratar buceadores, sino que, con la típica hospitalidad hispana, se le ayudó en todo, lo cual él agradeció mucho expoliando el pecio y el tesoro del CONCEPCION con nuestro propios medios, haciendo luego mutis por el foro, y repartiéndose los cuartos con su bienamado rey católico y ligeramente chorizo. Aún se deben estar riendo.

Desconocer la historia es exponerse a repetirla, y que la lista de infamias no conozca límites. A principios del siglo XIX llegaba a España un convoy procedente de Lima y compuesto de cuatro fragatas a las órdenes de Bustamante (fragata MEDEA) y con la MERCEDES entre sus filas, que procedía de más lejos, nada menos que del Perú, habiendo doblado el temido cabo de Hornos. Estábamos tambien en tiempos de paz, pero, con la cordialidad que les caracteriza, los ingleses supieron que nuestro convoy venía lleno de plata hasta las cejas y enviaron al comodoro Moore para que, administrando una buena dosis de cañonazos, los barcos españoles se sintieran inclinados a acompañarles. La misión diplomática acabó con la fragata MERCEDES volada y hundida frente al cabo de Santa María, en Portugal, hecho que provocó más de 200 víctimas, hombres, mujeres y niños, y el rsto del convoy capturado. La MEDEA de Bustamante fue rebautizada IMPERIEUSE, y en ella hizo sus glorias otro famoso, Lord Cochrane, inspirador del protagonistade la serie MASTER AND COMANDER según propia confesión de Patrick O´Brian. Hubo las protestas de rigor, y luego lo de siempre, es decir, el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

Muchos, muchísimos años despues, apareció por Gibraltar un buque explorador llamado ODYSSEY EXPLORER, que propuso al gobierno british del Peñón la búsqueda de un presunto navío SUSSEX que se les había perdido por las cercanías el año de la Tana. La noticia, proclamada a bombo y platillo con el vergonzoso apoyo del Almirantazgo inglés, se publicó en todos los periódicos, y el gobierno de cierto señor cuyos antepasados hacían o arreglaban zapatos se lo tragó, dejando al ODYSSEY hacer  lo que le dió la gana, que era, ni más ni menos, saquear el pecio de la MERCEDES, del que sacaron 17 toneladas de monedas de plata valoradas en 380 millones de euros. Portugal, en cuyas aguas se perpetraba el expolio, se puso de canto como siempre que hay inglés por medio, y al fin el gobierno del señor de los zapatos, avisado por los alaridos d cierto periodista amigo mío residente en la zona, reaccionó mandando la gloriosa corbeta DESCUBIERTA (toda una pieza de museo en sí misma y en su evocación expeditoria Malaspina) para detener al ODYSSEY. Pero era tarde; el atraco se había consumado, y la plata estaba en ya a buen recaudo en los EE,UU. Como siempre tambien, para evitar complicaciones diplomáticas, hubo que dejar en libertad al ODYSSEY delincuencial.

Pero, y aquí está lo bueno, no acabó aquí la cosa. A nadie le gusta que le tomen en pelo, ni siquiera a un gobierno inepto, cuyo ministro de Cultura Molina inició acciones legales allá por el año 2004 para la recuperación de la plata. Pleitos tengas para que los ganes, y así es cómo, ocho años despues y superando las interminables apelaciones de Odyssey S.A., señores HEMOS GANADO. El juez Mark Pizzo ha dictaminado que la plata se devuelva a España, y ayer volaron hacia Tampa. EE.UU. dos Hércules de la Fuerza Aérea Española para recoger lo que es nuestro bajo supervisión de la Guardia Civil. Así que, cómo se ve, no hay nunca que dar batallas por perdidas, y enhorabuena al gobierno cesante, que, como el Campeador, ha ganado batalla despues de muerto. Al César lo que es del César.   

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Blog

5 Respuestas a “PLATA DE IDA Y VUELTA

  1. Javier

    Gracias por los detalles históricos del hecho.
    Me parece de justicia que se devuelva al propietario lo robado y como obró con malicia no se le paguen los servicios por sacar el tesoro del fondo del mar.

    • Solo faltaría; ahora estos choris pretenden que les paguemos mantenimiento y conservación. Un ladrón te roba el coche, y, cuando lo recuperas, te pasa las facturas de taller y gasolina. Esto sucede por no meter a quien se debe donde se debe, o sea, entre rejas.

      • josechu

        Este tema de los tesoros me encantaba de pequeñito… hasta que un dia algún desaprensivo me enseño que según nuestro Regimen juridico de espacios maritimos, en cuanto a HALLAZGOS, dice que “deben ponerse a disposición de la Autoridad Marítima. Si aparece propietario, previo pago de gastos, éste pagará al hallador recompensa 1/3 del valor”.
        O sea que, en este caso, aunque lo de “poner a disposición de la Autoridad” no haya sido precisamente voluntario, no tienen los del Odissey un derechillo de cobrar gastos y recompensa???
        Para un aliciente que le quedaba a esto de buscar tesoros….

  2. Yo estaría dispuesto a pagar no un derechillo, sino todo el rescate, si hubieran ido desde el principio de cara y “legales”. Pero habiendo montado la que han montado de engaños, llevarse ilegalmente un tesoro de nuestras costas, apoderarse de él mintiendo repetidamente y habiendo alegado luego ante los tribunales lo que han alegado -es interesante revisarse el caso- creo que no merecen nada, aparte del agravio comparativo que significa para otros rescatadores el haberse “autoadjudicado” el rescate sin subasta ni permiso previo. Pagarles sería reconocer omo figura válida la tropelía que han cometido. Ni un duro, no señor.

  3. Javier Montilla

    ….os remito al programa ” la hora de José Mota”….hay un scketch de éste con su vecino que es igualito a lo que sucede con los que “afanan” porque sí. Al final hay que dar las gracias Vamos…..de risa!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s